La incontinencia urinaria

Cuando la incontinencia es persistente puede ser de dos tipos: de urgencia o de esfuerzo.

La incontinencia urinaria en la mujer es un trastorno frecuente que puede mejorar con un tratamiento adecuado y mediante la toma de medidas higiénicas recomendadas.

Cuando la incontinencia es persistente puede ser de dos tipos: de urgencia o de esfuerzo.

La llamada incontinencia de urgencia aparece cuando se experimenta el deseo de orinar de pronto y no hay lugar para la espera, pues generalmente no se consigue aguantar la micción antes de llegar al baño. Su causa es una irritación crónica de la vejiga, y la solución pasa por reeducar el hábito urinario.

La incontinencia de esfuerzo es la más frecuente y aparece a causa de la debilidad de los músculos que rodean la vejiga. Cuando se tose, estornuda, o se carga peso, no es posible contener la orina. El objetivo de su tratamiento es el de recuperar la fuerza muscular en la zona mediante los ejercicios adecuados.


Puede darse el caso de una incontinencia mixta, cuando se juntan las dos causas.
Cómo reeducar el hábito de orinar:

Hágalo a horas fijas. Empiece haciéndolo cada hora, aunque no tenga gana.
Si se mantiene sin pérdidas, aumente el espacio de tiempo y vaya incrementándolo.
Tome menos líquidos al final del día.


Ejercicios para mejorar la fuerza muscular de la vejiga:

Para localizar los músculos que debe fortalecer, trate de parar el chorro a la hora de orinar.
Mantenga los músculos apretados durante 30 segundos, luego descanse otros 30 segundos, y repita el proceso diez veces. Haga el ejercicio cuatro veces todos los días
No abandone si no ve resultados inmediatos, pueden aparecer pasadas unas semanas.

Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
Mujeres ÚNICAS en la REVISTA

Entradas populares