Ir al contenido principal

Destacados

Signos de una mujer saludable

Hay señales o signos que nos ayudan a saber si nuestro cuerpo está sano.

La salud es un estado de equilibrio donde el cuerpo funciona correctamente en todas sus áreas. A veces las personas especialmente las mujeres creen que están sanos porque no tienen síntomas de una enfermedad puntual.

Pero hay señales o signos que nos ayudan a saber si nuestro cuerpo está sano.

Los signos de que el cuerpo de una mujer está sana son:


-tener buen humor y animo al comenzar el día

-tener energía para realizar las actividades diarias

-tener el ciclo menstrual en forma regular

-dormir bien durante toda la noche

-el color de la orina es claro

– evacuar heces todos los días

-si las uñas están fuertes y con aspecto rosado

-se tiene deseo sexual

-se tiene un peso adecuado en forma estable


Es importante saber que todos los ítem anteriores deben cumplirse no solo algunos para poder estar sanos.

Sentirse sano es tener ganas de hacer cosas y de enfrentar los desafíos diarios con energía.

Si alguno de los signo…

Marie Curie

El 7 de noviembre de 1867, en un viejo cuarto de Varsovia, nace María Sklodowska, la futura Marie Curie. Su padre es profesor de matemáticas y de física, y su madre, maestra de escuela.

María Sklodowska, la futura Marie Curie, nace en Varsovia (Polonia) el 7 de noviembre de 1867 en un hogar humilde de docentes: su padre profesor de física y matemáticas y su madre maestra de escuela.

El descubrimiento de la filosofía de Auguste Comte, fundador del positivismo y de la sociología, reforzará su pasión por la física y las matemáticas. Su familia sin dinero, más el acceso a los estudios científicos que son raros para una mujer en aquella época, y su decisión de perseguir una carrera científica la confrontarán con dificultades múltiples.

Marie deja Polonia para irse a Francia en 1891 donde estudiará matemáticas siguiendo los cursos de dos matemáticos de renombre, Paul Painlevé y Paul Appell, así como los de físicos como León Brillouin y Gabriel Lippmann. Este último, muy impresionado por las facultades de Marie, obtiene para ella la dirección de un estudio sobre la imantación de diferentes tipos de acero. Pero la investigadora, que también consiguió una licenciatura en matemáticas, carece de conocimientos sobre el magnetismo de la materia y esto la llevará a informarse con uno de los especialistas más grandes de la época: Pierre Curie.


Vacilará en aceptar la petición de matrimonio de Pierre Curie, pensando por un momento que tendrá un puesto en la Universidad de Polonia a dónde había regresado. Volverá sobre su decisión y la pareja se casará el 26 de julio de 1895, en Sceaux. De esta unión nacerá en 1897 Irene Curie que, igual que su madre, ganará un premio Nobel de química. El mismo año, emprende investigaciones sobre un nuevo fenómeno que acababa de poner en evidencia Henri Becquerel, habiendo escogido este tema para su tesis de doctorado. Este nuevo fenómeno será bautizado por Marie con el nombre de radioactividad. En 1898 Pierre Curie abandona sus investigaciones sobre la piezoelectricidad, para ayudarle y anunciarán ese mismo año que consiguieron extraer de toneladas de minerales dos nuevos elementos radiactivos, el radio y el polonium. Este descubrimiento les valdrá un premio Nobel junto a Becquerel, en1903. Pierre Curie muere en un accidente en 1906. Marie Curie reemplazará a Pierre en su puesto de profesor en la Sorbona, una gran noticia para la época. En 1909, es nombrada profesor titular en su púlpito de física general, luego de física general y radioactividad.

En 1911 ganará el premio Nobel de química y será la única mujer presente en el congreso mítico de Solvay que se celebrará ese mismo año. Allí, discutirá con Ernst Rutherford y una incipiente joven estrella de la física teórica, Albert Einstein, con quien quedará ligada. Durante la primera guerra mundial, Marie Curie va a implicarse mucho para que la nueva técnica de la radiografía esté disponible para el frente, con el fin de ayudar a los cirujanos para que localicen y extraigan los fragmentos metálicos en el cuerpo de los heridos. Su hija Irene, de solamente 18 años de edad, le ayudará.

Después de la guerra, su ejemplo constituirá una ayuda preciosa en las diferentes luchas por la causa de las mujeres, en particular en el dominio de las ciencias. Se hará una figura popular en los Estados Unidos, dónde hará campaña para cosechar fondos para la investigación científica con el radio. Desgraciadamente, las largas horas de exposiciones a sustancias radiactivas antes de que verdaderamente se conociera la peligrosidad van a conducir a deteriorar su salud. Desarrolla una leucemia.

En 1934, Va al sanatorio de Sancellemoz en Haute-Savoie donde fallece el 4 de julio.

Traducción del francés por Felatelos
Mujeres ÚNICAS en la REVISTA

Entradas populares