Eva Duarte de Perón: "Evita"

Eva Perón: una niña alegre y traviesa a la que le gustaba actuar, bailar y cantar; una cenicienta que pasó de la pobreza exrema al poder y la gloria, actriz de radio, inspiración de multitudes. // Fuentes varias

Eva María Duarte Ibarguren nació el 7 de mayo de 1919 en Los Toldos, Provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Hija ilegítima de un pequeño terrateniente de la zona que falleció cuando era pequeña, Evita fue criada por su madre, Juana, y sus hermanos mayores.


Algunos la describen como una cenicienta que en su corta vida pasó de la pobreza extrema al poder y la gloria.

Desde su infancia, Evita siempre quiso ser actriz. Las oscuras leyendas tejidas en torno a su vida cuentan que a los 15 años sedujo a un cantante de tango para que se la llevara a Buenos Aires. Cierto o no, de lo que no cabe duda es que quería ser estrella y conquistar la gran ciudad.

Sus primeros años en la capital argentina fueron difíciles. Vivió en pensiones, actuó en pequeñas compañías de teatro y en la radio. Asimismo, en varias biografías se sugiere que pagó favores sin prejuicios morales.

Esta etapa de la vida de Eva, así como su imagen, sufrieron un cambio radical cuando se casó con Juan Domingo Perón. Sería la heroína del peronismo.

Como esposa del presidente de Argentina, y a pesar de no tener participación oficial en el gobierno del país, ayudó a organizar el movimiento de los trabajadores o sus "descamisados", como ella les llamaba, y consagró el derecho al voto de la mujer.

Al igual que ganó incondicionales seguidores entre las clases populares, también ganó grandes enemigos, en su mayoría pertenecientes a la clase alta argentina.

Eva Perón: una niña alegre y traviesa a la que le gustaba actuar, bailar y cantar; una cenicienta que pasó de la pobreza exrema al poder y la gloria, actriz de radio, inspiración de multitudes.

Una mujer apasionada e implacable, cuya belleza era superada solamente por su energía; una esposa enamorada, una víctima del cáncer; amada y odiada.

Una mujer hecha leyenda a los 33 años, cuando encontró la muerte el 26 de julio de 1952.

Evita abogaba por la igualdad y la justicia social, erigiéndose como adalid de las mujeres: el voto femenino, la lucha por la igualdad de género y por el lugar de la mujer dentro del mundo de la política fueron algunas de sus insignias. No en vano, sus esfuerzos lograron en 1947 la promulgación de la ley que instituyó el voto femenino en Argentina.

Su labor social fue el motor de toda su vida. La fundación que lleva su nombre, se dedicó a la construcción de escuelas, hospitales o residencias para mayores, entre otros aspectos. Lamentablemente, un cáncer de útero paraba en seco sus ilusiones y desvelos, llevándosela para siempre con tan sólo 33 años. Receptora de multitud de honores, Eva Perón dejó frases que el mundo jamás olvidará:

"Donde existe una necesidad nace un derecho”.

"Yo no quise ni quiero nada para mí. Mi gloria es y será siempre el escudo de Perón y la bandera de mi pueblo. Y aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo sé que ustedes recogerán mi nombre y lo llevarán como bandera a la victoria"

"Como mujer siento en el alma la cálida ternura del pueblo de donde vine y a quien me debo."

“Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad”.

"De nada valdría un movimiento femenino en un mundo sin justicia social."

"Si este pueblo me pidiese la vida, se la daría cantando, porque la felicidad de un solo descamisado vale más que toda mi vida"

"No dejaré piedra sobre piedra que no sea peronista".

"La patria no es patrimonio de ninguna fuerza. La patria es el pueblo y nada puede sobreponerse al pueblo sin que corran peligro la libertad y la justicia"

"Nuestra patria dejará de ser colonia, o la bandera flameará sobre sus ruinas"

"Nadie sino el pueblo me llama Evita. Cuando elegí ser Evita sé que elegí el camino de mi pueblo"


Mujeres ÚNICAS en la REVISTA

Entradas populares