Climaterio, menospausia y sexualidad por el Dr. Omar Araujo Noda - Segunda parte

Climaterio se define como el período de transición entre la etapa reproductiva y la no reproductiva de la mujer. Síndrome endocrino metabólico que comienza con el agotamiento de la reserva ovárica de ovocitos, que sigue, precede y acompaña diversos cambios, así como la adaptación del organismo a ese proceso. // Autor:** Dr. Omar Araujo Noda - Especialista de Primer Grado en Ginecología y Obstetricia

FISIOLOGÍA SEXUAL. EFECTOS DEL ENVEJECIMIENTO.

Aumenta el tiempo para excitarse correctamente.

Producción de menor lubricación vaginal y tiempo más prolongado para lograrlo.

Orgasmos menos intensos y aumento de la necesidad de la estimulación para alcanzarlo.

Las mujeres que sufren ooforectomía en etapa premenopáusica pueden tener efecto dañino en etapa pre menopáusica pueden tener efecto dañino sobre el deseo sexual, lo mismo que sobre la excitación sexual.

Un fenómeno que afecta a la mujer en general, pero todavía más al aspecto de la sexualidad, y más aún en la etapa perimenopáusica, es el problema de la violencia.


Violencia es una forma de ejercer poder sobre alguien situado en una posición de inferioridad jerárquica o de subordinación. Tiene que ver con la fuerza física o de la coacción psíquica por parte de un individuo o grupo de individuos actuando en contra de si mismo, de objetos o de personas, ocasionando destrucción o daño, o limitando o negando alguno de los derechos previamente establecidos para esas personas o grupos.

Resumiendo es la imposición de la fuerza del más fuerte sobre el más débil.

Violencia contra la mujer es la ejercida sobre la mujer tanto en el ámbito público como en el privado provocándole daño físico, psicológico y/o sexual. En todo el mundo es una de las formas más comunes de la violencia.


La justificación de este tipo de violencia se deriva generalmente de la norma que ha impuesto la sociedad relativa al género.

La violencia contra la mujer es el abuso más generalizado de la violación de los derechos humanos, pero a su vez el menos reconocido.

Las mujeres tienen doce veces más probabilidades de ser víctimas de un familiar o de su pareja.

Cuando ocurre violencia por parte de la pareja íntima en el ámbito del hogar se le llama violencia conyugal.

La violencia sexual conyugal ha estado presente en todas las épocas, cuando el marido toma a su compañera en contra de su deseo como un objeto sexual. En la violencia del compañero íntimo el abuso psicológico o emocional está dado por insultos, intimidaciones, aislamiento y control excesivo tendientes a aislar a la mujer de la familia y amigos, vigilar sus movimientos y restringir su acceso a recursos importantes como la comida, vestido, dinero, etc.

Es precisamente durante la etapa perimenopáusica de la mujer; período durante el cual sufre una serie de cambios, por los cuales muchas veces no accede a los requerimientos sexuales de su pareja, que se ve sometida a la violencia por parte de su compañero sexual, lo que puede relacionarse a eventos negativos de la salud sexual, física y mental y hace que las mujeres no se sientan seguras en el lugar donde debe existir la mayor protección, el hogar.

Los trastornos de la sexualidad de las mujeres desde edad mediana son el resultado de un desequilibrio de los factores biológicos, psicológicos y socioculturales. La conducta seguida por las mujeres de ésta edad, ante los problemas sexuales no ha sido adecuada.

Antiguamente la sexualidad en la mujer no era tema difundido. El sexo femenino ha sido discriminado por muchas culturas y particularmente éste aspecto.

La sexualidad es la esencia de la relación hombre-mujer. Del adecuado conocimiento y disfrute de la sexualidad depende en gran medida la felicidad de la pareja.

La sexualidad al llegar a la edad mediana puede verse afectada si no hay una adecuada información y preparación por factores biológicos, psicológicos y socioculturales.

La sexualidad se reconoce en todas las épocas de la vida como una fuerza integradora de la identidad que contribuye a fortalecer y/o producir vínculos integrales además de ser el placer sexual, centro de bienestar físico, psíquico, intelectual y espiritual, que cuando está libre de conflictos y angustias promueve el desarrollo personal y social.

En un estudio realizado en Cuba, el 80,6% de las encuestadas saben qué es el orgasmo, sin embargo el 87,7% no llegan a lograrlo. El 89,3% no tiene deseo sexual, el 91,5% no han intentado darle solución a su disminución del deseo sexual.

Si bien existe un enlentecimiento de la respuesta sexual, se puede seguir disfrutando del sexo y tener orgasmo después de la menopausia, pero para ello es necesario que sus inquietudes y dudas sean encaminadas correctamente.

Encuestas efectuadas a las pacientes revelan que su médico sean capaz de ayudarlas con sus preocupaciones relacionadas con el sexo y creen que es apropiado que incluyan preguntas sobre la sexualidad como parte sistemática de la historia ginecológica, de ahí que el médico debe estar documentado con lo relacionado al tema de la sexualidad.

Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana / Facultad 10 de Octubre / Hospital Docente Materno Infantil 10 de Octubre

Climaterio, Menopausia y Sexualidad.

Autor: Dr. Omar Araujo Noda
Especialista de Primer Grado en Ginecología y Obstetricia

Mujeres ÚNICAS en la REVISTA

Entradas populares