Qué es la disforia de género

La transexualidad es una disforia de género, es decir, un desacuerdo profundo entre el sexo biológico y el sexo psicológico o, dicho de otra forma, entre el sexo con el que se nace y aquel otro que la persona siente como propio.

Es común confundir homosexualidad, travestismo con transexualidad, pero estos son tres conceptos independientes con un solo vínculo que es la sexualidad. Qué es la disforia de género

La transexualidad es una cosa y la orientación sexual otra. Hay transexuales que, una vez cambiado su sexo, se sienten atraídas o atraídos por personas de su mismo sexo.

Un homosexual se siente atraído por individuos de su mismo sexo, pero no desea modificar su cuerpo.


El travesti se viste y arregla como si fuese del otro sexo. Pero se identifica como hombre, y hasta percibe un placer enorme cuando su pareja descubre su verdadero sexo, oculto bajo la engañosa indumentaria. El transexual también se viste con las ropas del otro sexo. Pero, mientras ese disfraz es para el travesti el fin, para aquél es sólo un medio. Un travestido puede ser homosexual, pero no es transexual.

El cambio de sexo pasa por varias etapas: primero hay que hacer un estudio psicológico, para poder establecer que la persona es transexual, y no tiene trastornos de personalidad, estados intersexuales, etc.; segundo se hace una hormonación (en el hombre que cambia a mujer aparecen las mamas y se producen otros cambios menores; en la mujer que cambia a hombre aparece la barba, el vello y cambia la voz); y tercero: intervención quirúrgica, que puede ser amputación de las mamas y creación de un pene a partir de la vagina, y vaginoplastia o reconstrucción de una vagina a partir de la extracción del pene.

La mayoría de transexuales no se someten a la intervención quirúrgica de genitales, porque tienen miedo o porque resulta muy caro.

Mujeres ÚNICAS en la REVISTA

Entradas populares