Ir al contenido principal

Destacados

Signos de una mujer saludable

Hay señales o signos que nos ayudan a saber si nuestro cuerpo está sano.

La salud es un estado de equilibrio donde el cuerpo funciona correctamente en todas sus áreas. A veces las personas especialmente las mujeres creen que están sanos porque no tienen síntomas de una enfermedad puntual.

Pero hay señales o signos que nos ayudan a saber si nuestro cuerpo está sano.

Los signos de que el cuerpo de una mujer está sana son:


-tener buen humor y animo al comenzar el día

-tener energía para realizar las actividades diarias

-tener el ciclo menstrual en forma regular

-dormir bien durante toda la noche

-el color de la orina es claro

– evacuar heces todos los días

-si las uñas están fuertes y con aspecto rosado

-se tiene deseo sexual

-se tiene un peso adecuado en forma estable


Es importante saber que todos los ítem anteriores deben cumplirse no solo algunos para poder estar sanos.

Sentirse sano es tener ganas de hacer cosas y de enfrentar los desafíos diarios con energía.

Si alguno de los signo…

Alteraciones del flujo vaginal

El cambio en el flujo vaginal es un trastorno ginecológico habitual. Generalmente no indica patolotías severas pues son alteraciones debidas a la ovulación, aunque conviene prestarles atención.

El flujo vaginal es un fluido cuya función es la lubricación de la vagina. Se presenta al principio y al final de las etapas de ovulación, y también como preparación en la fase de excitación sexual.

Sequedad vaginal


  • Una falta de flujo o una escasa lubricación vaginal puede ocasionar falta de apetito sexual y también puede ocasionar infecciones, las cuales aparecen con más frecuencia tras el embarazo o durante la menopausia.




  • La falta de estrógenos o algunos anticonceptivos también pueden causar sequedad.
  • Si no existe contraindicación y una vez conocida la causa, el trastorno se puede parliar mediante un lubricante íntimo.



Alteraciones

El cambio en el flujo vaginal es un trastorno ginecológico habitual. Generalmente no indica patologías severas pues son alteraciones debidas a la ovulación, aunque conviene prestarles atención.

Aumento de la cantidad de flujo

  • En el transcurso de la ovulación, el flujo se vuelve más abundante y también más transparente cambiando la elasticidad de su textura.
  • Es un cambio normal que no presenta mayor complicación.
  • También puede suceder durante la excitación sexual y el embarazo.



Cambio de aspecto


  • Cuando el flujo adquiere un tono grisáceo y olor desagradable, es posible que exista una infección causada por bacterias.
  • Si el color es blanquecino, no presenta olor característico y su textura es espesa, la infección puede esetar causada por hongos, como una candidiasis.
  • Si el color es amarillento y tiende a verdoso, puede tratarse de gonorrea, una infección de transmisión sexual frecuente.



En todos estos casos lo mejor es acudir al ginecólogo para tratar la infección de forma adecuada.

Mujeres ÚNICAS en la REVISTA

Entradas populares