Ir al contenido principal

Destacados

Signos de una mujer saludable

Hay señales o signos que nos ayudan a saber si nuestro cuerpo está sano.

La salud es un estado de equilibrio donde el cuerpo funciona correctamente en todas sus áreas. A veces las personas especialmente las mujeres creen que están sanos porque no tienen síntomas de una enfermedad puntual.

Pero hay señales o signos que nos ayudan a saber si nuestro cuerpo está sano.

Los signos de que el cuerpo de una mujer está sana son:


-tener buen humor y animo al comenzar el día

-tener energía para realizar las actividades diarias

-tener el ciclo menstrual en forma regular

-dormir bien durante toda la noche

-el color de la orina es claro

– evacuar heces todos los días

-si las uñas están fuertes y con aspecto rosado

-se tiene deseo sexual

-se tiene un peso adecuado en forma estable


Es importante saber que todos los ítem anteriores deben cumplirse no solo algunos para poder estar sanos.

Sentirse sano es tener ganas de hacer cosas y de enfrentar los desafíos diarios con energía.

Si alguno de los signo…

Cómo desarrollar tu inteligencia creativa

A menudo se nos presentan problemas y desafíos que urge solucionar. Siguiendo estos pasos aumentaremos nuestra efectividad en situaciones de crisis.
El primer paso es enunciar el problema de forma clara. Al plantear la cuestión a resolver, se debe tener la inamovible convicción de que no es un imposible. Nuestro trabajo será, entonces, que la solución parta de adentro nuestro y por propia iniciativa.
Lo mejor es agarrar papel y lápiz y definir nuestro problema en una simple oración. A continuación, anotar todo lo que sepamos acerca del problema o desafío que debamos superar. Al escribir, lo mejor es aislar los factores específicos o tendencias que hayan contribuido a la creación del problema. Recordemos que al definir correctamente y en detalle una situación, ya tenemos prácticamente la mitad de la solución en nuestras manos.

Recolectando toda la información que tengamos disponible acerca de nuestro problema y exhibirla ante nuestros ojos de forma tangible, permitimos que entre en acción nuestra mejor herramienta en estos casos: el cerebro. Al observar con detenimiento lo que hemos escrito empezaremos a hallar conexiones, a interrelacionar datos y a ver nuevas implicancias de los hechos. Todo esto a veces no se nos presenta de manera tan obvia cuando la información se encuentra desordenada en nuestra mente.

También es bueno pensar en personas que se hayan enfrentado a situaciones similares. ¿Qué soluciones eligieron? ¿Cuáles fueron sus decisiones estratégicas? Bien vale repasarlas y determinar si algunos o todos los elementos de un curso de acción que ha probado ser exitoso en el pasado pueden aplicarse a nuestra situación actual.

Llegando a las soluciones

Al revisar el enunciado de nuestro problema y el listado de información conexa, anotemos las ideas adicionales que se nos vayan ocurriendo. Si se decide hacer esto, lo mejor es no contenerse ni reprimirse de ninguna manera. Ya habrá tiempo para desechar ocurrencias: por ahora lo que debemos hacer es escribirlas tal cual nos vienen a la mente. Escribamos todo lo que se nos ocurra, sin importar cuán descabellado suene. En esta etapa, el objetivo es generar muchas ideas, y no sirve ser quisquilloso desde el vamos.

Salirse un poco de los propios zapatos es otro enfoque que nos puede resultar útil. Preguntémonos: ¿qué camino tomaría para resolver este problema un experto en el tema? Este ejercicio se puede usar trayendo a nuestra mente personajes famosos de la historia, pensadores creativos como Albert Einstein, y otros líderes e innovadores que tengamos en alta estima. El objetivo aquí es cambiar nuestro marco de referencia, recontextualizar el problema para generar enfoques más frescos y menos estructurados.

Es muy útil descomponer el problema e identificar las unidades mínimas que lo componen, escribiendo cada una de ellas. Armar un mapa conceptual es sin dudas el mejor camino a seguir, ya que con esta herramienta –muy clara y gráfica– se ven más claramente las relaciones entre los distintos aspectos a resolver.

Por último, siempre debemos tener presente cuál es nuestra solución ideal para el asunto. Otro enfoque posible es deconstruir la situación a partir de un futuro ideal, donde el problema ya fue superado, siempre anotando los pasos que serían necesarios tanto para llegar a ese objetivo como en un hipotético “retroceso desde” el mismo.

Si a pesar de todos estos consejos nos damos cuenta que las ideas no aparecen, a no desesperar. Quizás lo mejor sea dejar el tema por unas horas (o incluso días) y volver con renovados bríos y enfoques más frescos. Pero no debemos abandonar las rutinas antes descriptas: anotemos todo lo que nos venga a la mente hasta llegar a por lo menos veinte soluciones o pasos hacia una solución.

A menudo, las primeras cinco o diez ideas que se nos ocurren son hijas del sentido común más pedestre. Pero a partir de ellas, y sometiéndose a sesiones de autoestimulación intelectual prolongadas, se puede llegar a conceptos más sofisticados y a nuevos enfoques de temas que parecían cerrados y unidimensionales.

Mujeres ÚNICAS en la REVISTA

Entradas populares