Primer paso: la limpieza de cutis diaria

Las aletas de la nariz, el entrecejo, la parte superior del mentón, son el depósito de puntos negros y comedones más difíciles de tratar.
La limpieza facial es la primera parte de todo tratamiento de belleza: comprende todo el rostro, el cuello e incluso detrás de las orejas. No se recomienda el uso de jabones comunes, aunque en el mercado se consiguen jabones neutros de buena calidad. Lo aconsejable es usar una crema o emulsión de limpieza, apropiada para nuestro tipo de piel y siempre terminar este proceso con una buena tonificación.

Como ya sabemos, la limpieza del cutis debe hacerse diariamente y si es posible de noche, para retirar no sólo el maquillaje, sino tambien las partículas que se depositaron sobre la piel durante el trajín del día. Tierra, hollín, gérmenes, maquillaje, etc. mezclados conforman las impurezas que interfieren con la normalidad de la piel.

Primero: demaquillar los ojos con un demaquillante especial para esa zona. Si no lo tenemos, usar una mota de algodón o una tohalla de papel tissue embebido en el demaquillante. Con suavidad, y desde la comisura interior del párpado hacia afuera, ir retirando el maquillaje en su totalidad.

Segundo: Aplicar la crema o emulsión de limpieza en el resto del rostro y cuello: masajes circulares ascendentes y hacia afuera, hasta la disolución del maquillaje.


Retirar y volver a repetir, si quedaron restos de maquillaje sobre la piel.



Asegurarse de que no queden residuos de crema de limpieza.

Aplicar la loción tonificante o refrescante acorde a nuestro tipo de piel.

Nutrir o humectar.

En las pieles grasas: una vez a la semana, aplicar una emulsión o crema exfoliante (a base de sílice ultra fina) para retirar las células muertas de la piel.

Esto mismo puede hacerse sobre las pieles normales o mixtas, regulando su aplicación cada 10 o 15 días.

También podemos ayudar a nuesta piel con una mascarilla semanal(siempre debemos asesorarnos para que el producto sea el apropiado)

Las aletas de la nariz, el entrecejo, la parte superior del mentón, son el depósito de puntos negros y comedones más difíciles de tratar.

La limpieza facial es la primera parte de todo tratamiento de belleza: comprende todo el rostro, el cuello e incluso detrás de las orejas. No se recomienda el uso de jabones comunes, aunque en el mercado se consiguen jabones neutros de buena calidad. Lo aconsejable es usar una crema o emulsión de limpieza, apropiada para nuestro tipo de piel y siempre terminar este proceso con una buena tonificación.

Tips: ¿Cómo ayudar a desobstruir los poros?: Aplicar la crema o emulsión de limpieza antes de ingresar a la ducha o al baño de inmersión para que actúe mientras recibe todo el vapor. Retirar la limpiadora y enjuagar el rostro con agua fría una vez concluido nuestro baño. Tonificar como de costumbre.


Mujeres ÚNICAS en la REVISTA

Entradas populares