Ir al contenido principal

Destacados

Signos de una mujer saludable

Hay señales o signos que nos ayudan a saber si nuestro cuerpo está sano.

La salud es un estado de equilibrio donde el cuerpo funciona correctamente en todas sus áreas. A veces las personas especialmente las mujeres creen que están sanos porque no tienen síntomas de una enfermedad puntual.

Pero hay señales o signos que nos ayudan a saber si nuestro cuerpo está sano.

Los signos de que el cuerpo de una mujer está sana son:


-tener buen humor y animo al comenzar el día

-tener energía para realizar las actividades diarias

-tener el ciclo menstrual en forma regular

-dormir bien durante toda la noche

-el color de la orina es claro

– evacuar heces todos los días

-si las uñas están fuertes y con aspecto rosado

-se tiene deseo sexual

-se tiene un peso adecuado en forma estable


Es importante saber que todos los ítem anteriores deben cumplirse no solo algunos para poder estar sanos.

Sentirse sano es tener ganas de hacer cosas y de enfrentar los desafíos diarios con energía.

Si alguno de los signo…

Secretos chinos para la mujer


¿Existe un 'plan' de la naturaleza en el que varios capítulos fueron escritos en exclusiva para el género femenino...? // Por Dr. Luis Steinberg

Es precisamente dentro de ese marco de “cuasi-perfección” evolutiva donde se aprecian las mayores semejanzas con las plantas más evolucionadas.


Todo tiene la apariencia de haber seguido caminos con un paralelismo escalofriante, como si ciertas moléculas se hubieran reflejado en un espejo del mismo laboratorio, ya que determinados componentes activos de algunas especies herbáceas guardan una semejanza “más que casual” con la estructura química íntima de un grupo en particular de hormonas femeninas (las hormonas sexuales: estrógenos y Progesterona).

Dado que este tema abarca una infinidad de especies - muchas de las cuales actualmente están siendo estudiadas en detalle por laboratorios de investigación de avanzada-, en esta entrega me voy a referir únicamente a una de las plantas más utilizadas en el Extremo Oriente: la Angelica sinensis (Dong Quai o Tang Kuei).

Esta especie es considerada en China, como sólo superable en fama e infalibilidad por el Ginseng. Su uso se remonta a 4 mil años de antigüedad, que fue cuando se la consideró como “planta capaz de evitar los contagios”.

Con el transcurso de los siglos, el uso regular de dicha especie, estrechó el espectro de sus indicaciones y corroboró su casi “especificidad” para las molestias que suelen entorpecer la vida adulta de la mujer (reglas dolorosas, síndrome premenstrual, menstruaciones irregulares, trastornos pre-menopáusicos y para los rebeldes síntomas que acompañan casi indefectiblemente a la menopausia o climaterio).

Actualmente, su utilización es muy apreciada para: la enfermedad fibro-quística de mamas, el síndrome doloroso premenstrual (como antiespasmódico uterino), y los padecimientos más frecuentes del período menopáusico, tales como: bochornos de calor (hot flashes), crisis de sudoración, nerviosismo y depresión, prurito vulvar y vaginal, cefaleas congestivas, edemas linfáticos de los miembros inferiores, insomnio rebelde, irritabilidad de la vejiga con micción frecuente (en especial de noche), estreñimiento, picos hipertensivos sin causa aparente, etc.



Es un verdadero tónico femenino, ya que entre los 70 componentes identificados en este vegetal, destacan: magnesio, calcio, hierro, manganeso, potasio, vitaminas B1, B6 y B12; además de polifenoles, Triterpenos, aceites esenciales y fitosteroles, que la convierten en una hierba adaptógena ( anti-stress), balanceadora hormonal y revitalizadora femenina por excelencia.

Para lograr un máximo éxito en su utilización, lo ideal es consumirla regularmente bajo la forma de extracto alcohólico modificado, que es la formulación tradicional más antigua (escuelas farmacéuticas de la Farmacopea Shen Nung Pen), ya que los tés, tisanas y sopas hechas con esta planta, pierden la mayoría de los compuestos farmacológicamente más activos y eficaces, y además, con el extracto se evita el efecto secundario más molesto que conlleva su consumo, que es la fotosensibilidad (reacciones de irritación en la piel por efecto de la exposición prolongada a la luz solar).

¡¡ Las mujeres embarazadas o que están amamantando NO deben consumir esta planta !!

Secretos chinos: Quiénes quieran obtener mejores resultados con su utilización, deberían consumir simultáneamente pequeñas cantidades de Jengibre y no deberían ingerir frutas durante el mismo período.

Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
Mujeres ÚNICAS en la REVISTA

Entradas populares