Tips para el cuidado de la piel en invierno

El frío invierno es bastante dañino para tu piel. En este momento el cuidado de la piel normal no es suficiente para la época invernal. La piel se siente seca, grisácea y es como si estuviese apretada o puede llenarse de manchas rojas. Y desafortunadamente, va a pasar un tiempo hasta que la luz del sol cure la grisura de tu piel. Anna Markianos, terapista de la piel en Estocolmo nos da varios tips de cómo cuidar tu piel en invierno.

¿Por qué la piel se pone tan rara en el invierno?

Cuando las temperaturas bajan, la piel tiende a volverse seca. Las grandes diferencias de temperatura oscilan entre el interior y el exterior. Y el aire seco de la calefacción hace que la humedad natural de la piel se evapore, desequilibrándola. Haciéndola sentir entre oleosa y seca. Cada piel reacciona a su manera durante el invierno, pero generalmente a mis clientes la piel se les vuelve más sensible y seca. Independientemente de la temporada, tu piel no debería sentirse tensa, si es así, no estas utilizando los productos que tu piel necesita. La mayoría de las veces durante el invierno tu piel necesita de cremas más humectantes.


Los mejores tips para tu piel:


  • Dale a tu piel su propio guardarropa de invierno: Siempre tené 3 o 4 tratamientos para tu piel dependiendo de la estación. Cuando se acerca el invierno, podés visitar un dermatólogo para que aconseje qué productos utilizar.



  • Cambiate a un aceite limpiador: Una buena limpieza es la base para una piel fantástica. Durante el invierno es recomendable cambiar tu limpiador por uno a base de oleos que no bloquee tus poros. El aceite limpiador limpia efectivamente todo el sucio y maquillaje del día, además contiene pequeñas moléculas que emulsionan y se disuelven de modo que no quede exceso de aceite. Después de limpiar, la piel se siente suave pero no grasosa.



  • En las noches realízate una limpieza más profunda: En los días más fríos, usa un algodón con tónico y con cuidado limpia toda tu cara en las mañanas para refrescar sin dañar la capa grasosa de la piel. Igualmente recordá limpiar con mucho cuidado tu piel de noche antes de dormir.



  • Evitar la descamación con enzimas: Si la superficie de tu piel es seca, es una señal de que necesitas deshacerte de las células viejas que evitan que la humectación acceda a tu piel. El llamado peeling mecánico que contiene pequeños granos debe utilizarse con moderación en el invierno, ya que puede irritar la piel que ya está sensible. En su lugar, realízate un peeling más suave dos veces por semana; el peeling más suave funciona por medio de las enzimas que se comen las células viejas de la piel sin afectarla.

  • Noche de trabajo para tu piel: Puede ser una buena idea invertir en una buena crema de noche que trabaje con profundidad a la hora de dormir. Muchas marcas de cremas para el cuidado de la piel tienen “Protección contra los cambios de clima”, ideales para las temperaturas invernales. Esto es especialmente importante sos de las personas que están mucho tiempo al aire libre. También debes recordar de agregar una crema de protección solar por más de que no hayan muchos días soleados.




  • Complementar desde el interior: Le podés dar a tu piel un poco de ayuda extra al comer alimentos ricos en omega 3, 6,7 y 9 al igual que antioxidantes. Estos están presentes por ejemplo en los frutos secos y en la palta. Hacer ejercicio durante esta temporada aumenta la circulación de la sangre, lo que contribuye a que tu piel sea más suave.



  • Vitamina C: Si queres visitar un salón de belleza, un tratamiento express con masaje facial puede ser lo que mejore tu piel durante toda la temporada. El cansancio, la gripe y el frio prolongado hacen que tu piel padezca, por lo que te recomendamos tomes vitamina C. Esto eliminará todas las señales de que el invierno pasó por tu piel.


El invierno es el momento ideal para realizarte tratamientos para darle una estructura más fresca a tu piel. Los tratamientos ricos en ácidos no deberían hacerse durante el verano ya que el sol puede terminar de dañar la piel y crear manchas en la misma. Sin embargo, en el invierno es sumamente necesario usar protección solar en caso de realizarse estos tratamientos.

Es importante agregar que si tenés una piel sensible y sufres de rosácea debes tener mucho cuidado con cualquier tratamiento. Una buena dermatóloga va a poder guiarte para usar el tratamiento adecuado.

Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
Mujeres ÚNICAS en la REVISTA

Entradas populares