La Sexualidad Femenia: Orgasmo femenino - 1ª parte

3)Orgasmo femenino por Aloyma Ravero


Una buena relación sexual que culmina con el orgasmo, desencadena en las mujeres una gran sensación de goce, placidez y relajación; también
promueve tónicos saludables: ejercita los músculos de la vagina y la actividad muscular en general, así como las articulaciones.

Aumenta la circulación sanguínea, incrementa la actividad de la glándula pituitaria, estimula la tiroides y origina la secreciones de los ovarios y las glándulas adrenales, además de ser una bendita manera para bajar de peso.

En nuestros archivos de la revista “Mujeres”, se guarda un gran paquete de cartas relacionadas con una de las dificultades sexuales más comunes en nosotras: la anorgasmia, es decir, la ausencia, fallas frecuentes o por etapas del orgasmo.

Antes de la década del 70, a quienes tenían tales trastornos, se les llamaba frígidas. Este término sólo se utiliza actualmente para referirse a aquellas mujeres –casos realmente raros– que no tienen apetito sexual alguno, no sienten en lo absoluto deseos de contactos sexuales con nadie ni logran excitación ante los estímulos eróticos.


Lo cotidiano es que un número no despreciable de mujeres gusten de la compañía amorosa de su pareja, disfruten de las caricias y juegos sexuales, pero que, durante el coito, no alcancen el clímax de la sensación placentera del orgasmo.

Entrando en detalles, es importante diferenciar entre anorgasmia primaria y secundaria. La primera, se refiere a las mujeres que nunca ha logrado el orgasmo, con ninguna de las parejas sexuales, mientras que la segunda, abarca a aquellas que los han tenido pero que, por etapas o con frecuencia, no logran alcanzarlo.

Mucho ha avanzado la ciencia en este campo y existen técnicas eficaces que permiten resolver una gran parte de estos conflictos. En todas las provincias del país, existen consultas especializadas que atienden tales disfunciones sexuales. No siempre es una terapia fácil y sencilla, sobre todo en el caso de la anorgasmia primaria, pero las posibilidades de recuperación son altas y vale la pena intentarlo ya que, generalmente, este es uno de los problemas sexuales que la pareja no puede resolver por sí misma.

Quejas femeninas

La anorgasmia puede deberse a innumerables circunstancias, que van desde el empeoramiento de la situación con el compañero, las pocas habilidades masculinas para excitar a la mujer hasta el estrés mantenido o las depresiones.

Hace tiempo se sabe, por múltiples estudios, que la inmensa mayoría de las disfunciones orgásmicas femeninas son de tipo sicógeno. Esto quiere decir que en sólo pocos casos, la falta de orgasmo se debe a causas físicas. Pongo un caso sencillo como ejemplo: algunas mujeres,
después del parto, demuestran un marcado desinterés sexual, rechazan las alusiones del compañero para intimar, y esto nada tiene que ver con el proceso del embarazo y alumbramiento pues, al cabo de un breve tiempo, todas nos recuperamos y nuestro organismo vuelve a la normalidad. Lo que sucede en ellas es que se entregan de manera absoluta a su nueva función de madres.

Existen otras situaciones más comunes que cuentan las propias mujeres y es la queja que apunta directamente a los hombres. El encuentro íntimo es un dar y recibir caricias, ternuras, de ambas partes y deseadas por ambos. Pero esto solo no basta. Es necesario, tanto para él como para ella, superar algunas actitudes erróneas de la sexualidad como es el hecho de conversar sobre lo que nos gusta o no, lo que nos excita o no. Conducirlo con delicadeza y amor. Muchas mujeres tenemos la falsa fantasía de que el hombre cubano lo sabe todo, es como una especie de adivino que conoce los vericuetos del placer y los provoca a borbotones. Está en la imaginería popular que, en materia amorosa, es un campeón. Sin embargo, desnudos sobre la cama, no se le puede dejar todo el entusiasmo y la excitación al lenguaje de los cuerpos. Se
pueden susurrar muchas cosas que indiquen mejores excitaciones y el máximo placer.

Quizás las tantas películas que vemos donde se muestran escenas eróticas, han falseado la realidad de algunas personas.


Se muestran mujeres hirvientes de deseos desde el primer beso; escenas arrebatadas de pasión, orgasmos como terremotos...
Después que un matrimonio de sexólogos norteamericanos, Virginia Johnson y William Masters, estudiaron las Respuesta Sexual Humana y comprobaron en laboratorio que el nivel de excitación, en condiciones óptimas, se desarrolla en nosotras de una manera más lenta, los
hombres han tenido que aprender a esperar a sus compañeras sexuales y darle el tiempo que ellas necesitan para alcanzar el clímax, si verdaderamente quieren llegar a un buen acople.

Una vez oí decirle a una mujer –sin conocimientos técnicos sobre el sexo pero sí con la suficiente práctica– que el orgasmo femenino pende siempre de un hilo. Y es cierto. Se sabe, por múltiples estudios, que nuestra reacción orgásmica es más compleja y susceptible a trastornos
que la de los hombres.
Muchas mujeres se han dado cuenta de todas estas cosas que venimos hablando, por su propia experiencia. Se han percatado de que los hombres, apenas con la visión desnuda de una mujer que le agrada, pueden lograr gran excitación; sin embargo, nosotras, generalmente
alcanzamos esos niveles mediante las caricias y ternuras. Otras mujeres pueden referirse a que logran una adecuada excitación exclusivamente mediante caricias en el clítoris.

El hecho de que esta sea la única forma de asegurar el desencadenamiento del orgasmo, preocupa a algunas mujeres al pensar que están muy limitadas o que eso causa un tedioso aburrimiento al compañero. En aras de barrer inquietudes, es oportuno subrayar que el clítoris es un
órgano situado unos centímetros por encima de la entrada de la vagina, que está en nuestra fisonomía con el don exclusivo de darnos placer sexual. Las cuentas son sencillas: ¿ Cuál es el sentido de desaprovechar tal órgano de excitación si lo tenemos precisamente para eso?
Según una encuesta realizada en Alemania por el sexólogo S. Schnabl, y son cifras más o menos coincidentes en muchos países, el 50% de las mujeres declaró que su mayor satisfacción se manifestaba en el clítoris y sólo el 20% en el interior de la vagina. Explica el Dr. Schnabl que el clítoris, debido a lo delicado de sus tejidos y a su inervación sensitiva, es un órgano especializado en la recepción de estímulos
sexuales capaces de provocar el orgasmo, mientras que la vagina, con su doble papel de órgano de apareamiento y de conducto para el parto, si bien presenta a su entrada terminaciones nerviosas que provocan excitación, no alcanza la sensibilidad erótica del clítoris. Comenta, además, que por ello el hombre no debe cohibirse de continuar con las caricias que más excitan a la mujer, hasta que ella haya alcanzado
el clímax, y como es ella quien mejor conoce sus propias reacciones y la localización de las sensaciones más fuertes, debe indicarle al compañero qué es lo que desea y como. Por último –agrega el especialista– durante el coito se pueden encontrar ciertas posiciones
mediante las cuales se logra un buen contacto con el clítoris.

Mujeres ÚNICAS en la REVISTA

Entradas populares